¡ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA RESERVAR SNAPMAKER 2.0 Y AHORRA HASTA 400 € AHORA!

Cómo recaudamos $1 millones en 7 minutos en Kickstarter

No vimos nuestra campaña de Kickstarter alcanzar su objetivo de $100.000; sucedió demasiado rápido. Por lo que sabemos, la página se colgó brevemente por las oleadas de patrocinadores. En Shenzhen era medianoche y mirábamos con ansias los datos de visitantes de Google Analytics. En pocos minutos (siete, para ser exactos) habíamos pulverizado los $1 millones, marcando un nuevo récord de Kickstarter. Cuando escribimos estos, hemos pasado con creces los $4 millones y nos estamos poniendo a crear la versión 2.0 de la impresora 3D tres en uno, CNC y cortadora láser que nos ganó esta base de seguidores devotos.

Cumplir las promesas antes de añadir funciones

Este no es nuestro primer éxito. Nuestro modelo original también alcanzó su objetivo de financiación en unos pocos minutos en 2017. Nuestra innovación sobresaliente en aquel momento fue la construcción metálica de calidad que combina tres herramientas de creación esenciales. Por impresionante que fuera eso, nuestros patrocinadores aun nos preguntaron si podíamos añadir más funciones a medida que nuestra financiación se inflaba más allá de nuestra petición inicial. Muchos proyectos de micromecenazgo lo hacen, pero nosotros decidimos que las modificaciones en esa fase introducirían demasiadas variables que podrían afectar a la estabilidad y calidad del producto.

Por tanto, escuchamos a la comunidad tanto como pudimos pero mitigamos los riesgos de agregar más funciones. Hicimos algunas pequeñas mejoras, como hacer un cabezal láser más resistente, añadir una carcasa e interruptor de apertura de puerta por seguridad y lanzar un módulo Z más largo para modelos altos; pero nos controlamos y esperamos antes de hacer actualizaciones importantes.

Crear una comunidad que se enseña mutuamente (y a nosotros) cosas del producto

También dimos importancia a invertir en nuestra comunidad entre actualizaciones. La impresión 3D, el corte por láser y el tallado CNC tienen una curva de aprendizaje considerable, y construir una comunidad activa puede fomentar el aprendizaje y generar comentarios reales informativos. Conectamos con más de 10.000 patrocinadores a través del grupo de Facebook y el foro de usuarios para chatear y compartir una base de conocimientos con una guía de inicio rápido, consejos para resolver problemas y preguntas frecuentes. Estos patrocinadores se respondieron preguntas mutuamente en menos de una hora, mostraron en qué estaban trabajando y entablaron amistades. También empezamos a celebrar maratones de creación para ayudar a los usuarios a ver todo lo que se puede hacer con la Snapmaker. Si no hubiéramos construido una comunidad como esta, no habríamos sabido qué necesitaba realmente nuestro modelo 2.0 ni cómo conseguir que los patrocinadores se emocionaran con él.

Llevando a cabo mejoras continuas, permitimos la posibilidad de pensar a lo grande

Después de enviar todas nuestras Snapmakers originales, podemos volver a crear. Dimos un paso atrás, reevaluamos el producto desde cero y consideramos algunas mejoras innovadoras más. Muchos creadores hacen iteraciones continuas. Creemos que al forzarnos a empezar con el modelo 2.0 desde una perspectiva nueva pudimos pensar de forma más innovadora y emocionar más a nuestra leal base de seguidores.

Uno de los objetivos más grandes al ver cómo nuestra comunidad personalizaba accesorios, desde tapas a prueba de polvo hasta herramientas giratorias o cámaras para monitorizar el progreso de la impresión, fue hacerlo todo más modular y adaptable a las diversas necesidades de los patrocinadores. Empezamos a prototipar en diversos rangos de tamaños, añadimos sensores y una cámara integrada para hacerla más inteligente, y creamos un rotor CNC más potente. Queríamos llevar la modularidad a un nuevo nivel, dando a los creadores flexibilidad ahora, pero también después, a medida que haya disponibles nuevas tecnologías.

Adoptar la expansión bus CAN (red de área controlada) fue una de las formas más significativas para poder hacerlo. Es una tecnología que a menudo se utiliza para automatizar vehículos y robots industriales, y permite a los microcontroladores transmitirse información entre ellos en aplicaciones sin complicadas conexiones por cable. Es posible añadir nuevas funciones solo con software. Es conocida por ser una tecnología robusta, eficiente y flexible. Por lo que sabemos, ninguna otra impresora 3D la utiliza.

Gracias al protocolo bus CAN, el controlador puede conectar todos los módulos y complementos al sistema de la Snapmaker 2.0. Cada módulo y complemento contiene un chip para recibir y responder a todos los mensajes transmitidos. En lugar de usar un tablero de control más grande con una maraña de cables, hemos actualizado los puertos universales, adaptadores multipuerto y un hub CAN para añadir más puertos bus CAN. Esto permite una modificación sencilla y facilitará añadir más puertos y controles en el futuro. Incluso nos permite incluir a nuestros patrocinadores en el desarrollo de nuevas funciones, lo que ha llamado la atención de muchos usuarios KOL (líderes de opinión) profesionales que amplifican el proyecto a sus seguidores.

Equilibrar adaptabilidad y asequibilidad

El coste fue una gran restricción para este producto. La mayoría de fabricantes de impresoras 3D personalizadas intentan hacer del precio su ventaja competitiva, pero nuestra configuración conllevaba que el coste de la Snapmaker 2.0 se dispararía. Al cambiar el mecanismo de comunicación, añadimos una docena de chips en cada módulo. La cámara integrada en el cabezal láser, el nuevo sensor y la pantalla táctil inteligente tampoco son gratis. Dio mucho miedo hacer la primera versión de nuestra lista de materiales de fabricación. Mucho miedo. Estas mejoras llevaron nuestro precio al nivel de Ultimaker y Formlabs.

Repasamos atentamente toda nuestra lista de materiales, pasamos meses revisando la lista de optimización y refinamos el diseño. Finalmente llegamos a la versión que lanzamos ahora, con precios para los primeros patrocinadores que iban desde alrededor de $600 para el modelo más pequeño hasta $1.000 en Kickstarter, pero que después tendrán que venderse más bien por entre $1.200 y $1.800. Estamos muy contentos por la situación actual del producto y estamos deseando compartirlo con nuestra comunidad en continua expansión.

No vimos nuestra campaña de Kickstarter alcanzar su objetivo de $100.000; sucedió demasiado rápido. Por lo que sabemos, la página se colgó brevemente por las oleadas de patrocinadores. En Shenzhen era medianoche y mirábamos con ansias los datos de visitantes de Google Analytics. En pocos minutos (siete, para ser exactos) habíamos pulverizado los $1 millones, marcando un nuevo récord de Kickstarter. Cuando escribimos estos, hemos pasado con creces los $4 millones y nos estamos poniendo a crear la versión 2.0 de la impresora 3D tres en uno, CNC y cortadora láser que nos ganó esta base de seguidores devotos.

Cumplir las promesas antes de añadir funciones

Este no es nuestro primer éxito. Nuestro modelo original también alcanzó su objetivo de financiación en unos pocos minutos en 2017. Nuestra innovación sobresaliente en aquel momento fue la construcción metálica de calidad que combina tres herramientas de creación esenciales. Por impresionante que fuera eso, nuestros patrocinadores aun nos preguntaron si podíamos añadir más funciones a medida que nuestra financiación se inflaba más allá de nuestra petición inicial. Muchos proyectos de micromecenazgo lo hacen, pero nosotros decidimos que las modificaciones en esa fase introducirían demasiadas variables que podrían afectar a la estabilidad y calidad del producto.

Por tanto, escuchamos a la comunidad tanto como pudimos pero mitigamos los riesgos de agregar más funciones. Hicimos algunas pequeñas mejoras, como hacer un cabezal láser más resistente, añadir una carcasa e interruptor de apertura de puerta por seguridad y lanzar un módulo Z más largo para modelos altos; pero nos controlamos y esperamos antes de hacer actualizaciones importantes.

Crear una comunidad que se enseña mutuamente (y a nosotros) cosas del producto

También dimos importancia a invertir en nuestra comunidad entre actualizaciones. La impresión 3D, el corte por láser y el tallado CNC tienen una curva de aprendizaje considerable, y construir una comunidad activa puede fomentar el aprendizaje y generar comentarios reales informativos. Conectamos con más de 10.000 patrocinadores a través del grupo de Facebook y el foro de usuarios para chatear y compartir una base de conocimientos con una guía de inicio rápido, consejos para resolver problemas y preguntas frecuentes. Estos patrocinadores se respondieron preguntas mutuamente en menos de una hora, mostraron en qué estaban trabajando y entablaron amistades. También empezamos a celebrar maratones de creación para ayudar a los usuarios a ver todo lo que se puede hacer con la Snapmaker. Si no hubiéramos construido una comunidad como esta, no habríamos sabido qué necesitaba realmente nuestro modelo 2.0 ni cómo conseguir que los patrocinadores se emocionaran con él.

Llevando a cabo mejoras continuas, permitimos la posibilidad de pensar a lo grande

Después de enviar todas nuestras Snapmakers originales, podemos volver a crear. Dimos un paso atrás, reevaluamos el producto desde cero y consideramos algunas mejoras innovadoras más. Muchos creadores hacen iteraciones continuas. Creemos que al forzarnos a empezar con el modelo 2.0 desde una perspectiva nueva pudimos pensar de forma más innovadora y emocionar más a nuestra leal base de seguidores.

Uno de los objetivos más grandes al ver cómo nuestra comunidad personalizaba accesorios, desde tapas a prueba de polvo hasta herramientas giratorias o cámaras para monitorizar el progreso de la impresión, fue hacerlo todo más modular y adaptable a las diversas necesidades de los patrocinadores. Empezamos a prototipar en diversos rangos de tamaños, añadimos sensores y una cámara integrada para hacerla más inteligente, y creamos un rotor CNC más potente. Queríamos llevar la modularidad a un nuevo nivel, dando a los creadores flexibilidad ahora, pero también después, a medida que haya disponibles nuevas tecnologías.

Adoptar la expansión bus CAN (red de área controlada) fue una de las formas más significativas para poder hacerlo. Es una tecnología que a menudo se utiliza para automatizar vehículos y robots industriales, y permite a los microcontroladores transmitirse información entre ellos en aplicaciones sin complicadas conexiones por cable. Es posible añadir nuevas funciones solo con software. Es conocida por ser una tecnología robusta, eficiente y flexible. Por lo que sabemos, ninguna otra impresora 3D la utiliza.

Gracias al protocolo bus CAN, el controlador puede conectar todos los módulos y complementos al sistema de la Snapmaker 2.0. Cada módulo y complemento contiene un chip para recibir y responder a todos los mensajes transmitidos. En lugar de usar un tablero de control más grande con una maraña de cables, hemos actualizado los puertos universales, adaptadores multipuerto y un hub CAN para añadir más puertos bus CAN. Esto permite una modificación sencilla y facilitará añadir más puertos y controles en el futuro. Incluso nos permite incluir a nuestros patrocinadores en el desarrollo de nuevas funciones, lo que ha llamado la atención de muchos usuarios KOL (líderes de opinión) profesionales que amplifican el proyecto a sus seguidores.

Equilibrar adaptabilidad y asequibilidad

El coste fue una gran restricción para este producto. La mayoría de fabricantes de impresoras 3D personalizadas intentan hacer del precio su ventaja competitiva, pero nuestra configuración conllevaba que el coste de la Snapmaker 2.0 se dispararía. Al cambiar el mecanismo de comunicación, añadimos una docena de chips en cada módulo. La cámara integrada en el cabezal láser, el nuevo sensor y la pantalla táctil inteligente tampoco son gratis. Dio mucho miedo hacer la primera versión de nuestra lista de materiales de fabricación. Mucho miedo. Estas mejoras llevaron nuestro precio al nivel de Ultimaker y Formlabs.

Repasamos atentamente toda nuestra lista de materiales, pasamos meses revisando la lista de optimización y refinamos el diseño. Finalmente llegamos a la versión que lanzamos ahora, con precios para los primeros patrocinadores que iban desde alrededor de $600 para el modelo más pequeño hasta $1.000 en Kickstarter, pero que después tendrán que venderse más bien por entre $1.200 y $1.800. Estamos muy contentos por la situación actual del producto y estamos deseando compartirlo con nuestra comunidad en continua expansión.

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse

Spanish